La mujer, de 37 años, aseguró a los médicos que su pequeño no se movía y tal vez debían interrumpir el embarazo.  

Doctores del hospital Rubén Leñero, en Ciudad de México, trataron inicialmente de escuchar los latidos del bebé, pero no tuvieron éxito.

Sin embargo, al hacer las radiografías, sí vieron bultos en su estómago. Entonces decidieron trasladarla a otro hospital para que fuera intervenida.

Y allí descubrieron la verdad: la mujer, identificada como Gloria, ocultaba grandes cantidades de marihuana. Aproximadamente un kilo.

El periodista Carlos Jiménez publicó una fotografía de lo extraído. 

Autoridades llegaron al lugar y les llamó la atención que la droga tuviera tierra. Investigan si había sido cosechada recientemente.

Aunque medios locales revelaron que la mujer no quiso explicar por qué tenía marihuana en su cuerpo, se maneja la hipótesis que iba a ingresarla a una cárcel.