Estos bañistas jamás se imaginaron que su curiosidad les iba a salir tan ‘cara’.

Al ver la nevera en una playa del municipio de Tamiahua, en Veracruz, simplemente pensaron que se le había caído a un barco y estaba llena de pescado.

Pero no podían estas más equivocados, la abrieron y descubrieron que en su interior reposaban restos humanos.

Tras avisar a las autoridades, agentes e investigadores llegaron al lugar y confirmaron que correspondían a un cadáver.

Fiscalía maneja la hipótesis sobre un náufrago que buscó refugio en la nevera, pero acabó sucumbiendo ante las condiciones climáticas.

publicidad