La banda ‘Los del Tubo’, fue condenada por exigir dinero a distribuidores de alimentos para ingresar a tiendas en los barrios Las Camelias y Barreiro de Neiva. “No podía ingresar ningún repartidor de alimentos sin acompañamiento (policial) ya que eran víctimas del grupo”, señala el juez que la condenó a 20 años y un mes de cárcel.


“Al momento de negarse los transeúntes a los requerimientos económicos, eran objeto de amenazas, siendo intimidados con armas blancas y de fuego, y ante su negativa a la exigencia, eran objeto de hurto…e incluso llegaron a arremeter contra sus vivienda…hasta lograr que las víctimas abandonaran su lugar de residencia…”, dijo el juez que condenó a 20 años y un mes de prisión a tres miembros de la banda delincuencial ‘Los del Tubo’.

La sentencia contra la organización delincuencial, fue proferida por el Juez Tercero Penal Especializado de Neiva con Funciones de Conocimiento, luego de analizar las pruebas y testimonios de víctimas llevadas al juicio oral por la Fiscalía.


La pena fue contra Carlos Andrés Sánchez Velásquez, José Jónathan Tobar Losada y Jénnifer Paola Vanegas Tierradentro, hallados responsables como coautores de los delitos de concierto para delinquir agravado, extorsión agravada, hurto calificado agravado y desplazamiento forzado.

La investigación contra la banda, inició con la denuncia de habitantes de los barrios Las Camelias y Barreiro en la Comuna Diez en el oriente de Neiva, donde exigían de dinero, “lo que ellos llamaban liga”, a los residentes de la localidad y a distribuidores de productos perecederos que surtían las tiendas de estos barrios, para dejarlos transitar libremente, durante los años 2013 a 2016.

A una de las víctimas, indicó en el juicio oral, que la banda delincuencial empezó a exigirle la “liga” de mil y dos mil pesos para poder ingresar y salir del barrio Barreiro. “Me encontraba barriendo la casa cuando me insultaron por no cancelar el dinero exigido, ingrese a la casa y a las siete de la noche, nuevamente arremeten en ofensas y lanzan piedras”.

Pero no solo insultos recibieron las víctimas que se negaban a pagarles la ‘liga’, también eran amenazadas y asaltadas. “Al momento de negarse a los requerimientos económicos, eran objeto de amenazas, rodeándolas e intimidándolas con armas blancas y de fuego, siendo luego víctimas de hurto, arrebatándoles pertenencias como celulares, documentos o cualquier objeto de valor, causándoles lesiones físicas, e incluso arremetían contra la vivienda de la víctima, dañándoles vidrios, puertas y ventanas, hasta lograr que las víctimas la abandonaran”, señaló el juez en la sentencia.

Sostuvo el togado que todos los comercializadores de productos, quienes fueron escuchados en el juicio contra la banda, así como la presidente de la junta de acción comunal del barrio Las Camelias y los vecinos del sector, son “contestes” en manifestar que fueron objeto de acciones criminales por parte de la banda, ubicada en sitio estratégico de tránsito en el barrio Las Camelias,
Los testigos fueron víctimas de sometimiento mediante amenaza para la obtención de la denominada “liga”, “consistente en entregar a los miembros de la organización una suma de dinero –que aunque exigua era consistente y reiterativa– para poder transitar o acceder a un lugar específico en el barrio Las Camelias o Barreiro.

Agregó los habitantes del sector y los distribuidores, se encontraban en un estado de inseguridad y zozobra, confirmado por el patrullero de la Policía Ermides de Jesús Murillo, “al lugar no podía ingresar ningún repartidor de alimentos sin acompañamiento ya que eran víctimas del grupo en mención…”.