T�tulo
T�tulo
T�tulo Publicidad T�tulo T�tulo T�tulo

Header Ads

Un violador transgénero fue recluido en una cárcel de mujeres y abusó de las presas

Publicidad Publicidad


Karen White (52) se encuentra en una cárcel de mujeres de West Yorkshire, Reino Unido, por tres violaciones que perpetró en 2016 cuando era hombre y se llamaba Stephen Wood. Pese a no haberse sometido a un cambio de sexo y conservar sus genitales masculinos, las autoridades decidieron enviarla a una cárcel allí para cumplir la condena completa.


Al principio fue enviada a una prisión de hombres y luego, al declararse mujer frente a las autoridades, la enviaron el año pasado a una cárcel femenina. A los pocos días, White abusó sexualmente de las reclusas, contó la BBC. Hasta el momento, admitió dos de las cuatro acusaciones que ocurrieron entre septiembre y noviembre del año pasado y, entre ellas, involucran acoso sexual, toque indebido, exhibición de sus genitales y comentarios inapropiados sobre sexo oral. 


En julio pasado afirmó que no había abusado sexualmente de las presas porque "no le atraían las mujeres" y que sufría "disfunción eréctil". No obstante, una de las violaciones por las cuales fue condenada sucedió cuando estaba en su etapa de transición de hombre a mujer, es decir, apenas había ingresado a la prisión femenina.


En este sentido, Frances Crook, la gerente ejecutiva de la organización Howard League para la Reforma Penal, sostuvo que ningún hombre debería ser enviado a una prisión de mujeres "hasta no hacer su transformación sexual completa" por el peligro que conlleva. 

El caso revivió el debate sobre si la declaración personal de género es suficiente para que una transgénero sea recluida en una cárcel de mujeres. Reino Unido adoptó guías recomendando que, en general, el sitio de reclusión de presos debería coincidir con el género que expresan, motivo por el que White, que tiene esposa y un hijo, fue enviada a un prisión femenina,
Por otro lado, para Janice Turner, columnista de los diarios británicos The Times y The Guardian, en el caso de White los antecedentes estaban a la vista de todos para evitar esa transferencia: "Encerrar a violadores en cárceles de mujeres, entre reclusas vulnerables que incluyen víctimas de violación es como poner al zorro en el gallinero".

Con la tecnología de Blogger.