La tragedia ocurrió en el norte de Bogotá, cuando la mujer que llevaba a una menor como parrillera perdió el control del vehículo. Ambas venían desde Santander.


Según la Policía de Tránsito, junto a esta pareja iban en caravana otras personas, que regresaban de un congreso religioso.


La motociclista, que era vecina de la niña de 11 años, sufrió graves lesiones, lamentablemente la niña falleció.