Tras la profunda crisis en la que se ha sumido la empresa Aliadas para el Progreso, que no respondió por el mal estado de la vía, ahora se le suma que sus empleados  se han declarado en huelga de hambre indefinida como medida desesperada para que les respondan por sus salarios atrasados.

Sobre esta extrema medida, los funcionarios que se encuentran en la sede de Pitalito, realizaron el siguiente recuento de los hechos que los llevaron hasta este punto:
Hechos:

La concesionaria Aliadas para el Progreso SAS, desde finales del año 2018, se encuentra pagando de forma incumplida los salarios de los trabajadores que quedan prestando sus servicios en la empresa.

Para el proceso de terminación del contrato con algunos trabajadores, les están culminando sus funciones sin recibir dichos pagos, al igual que las prestaciones de ley, las cuales afirman que se cancelaran en 8 meses después de su salida.

Actualmente, adeuda los salarios de diciembre y enero, al igual que el pago de parafiscales. A raíz del hecho, algunos funcionarios activos decidieron pasar su carta de renuncia con causal de incumplimiento contractual por parte del empleador y se han declarado en huelga de hambre hasta que la empresa cancele la totalidad de los honorarios correspondientes a sus servicios con aliadas.

Hasta el momento, la concesionaria no se ha pronunciado con respecto al hecho, a pesar de que los ya exfuncionarios han tomado esta medida de hecho, que puede afectar directamente su salud y su bienestar.