Las alarmas en el mundo médico y científico están prendidas, luego de que se descubrieran dos nuevos casos de “supergonorrea”, una enfermedad de transmisión sexual que resiste hasta a los dos tipos de antibiótico especializados en tratarla: la azitromicina y la ceftriaxona.

Según publicó el diario El Espectador, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro Europeo de Prevención y Control de las Enfermedades consideraban como único el caso de un ciudadano en el Reino Unido que contrajo la enfermedad en marzo de 2018, pero ahora dos nuevos casos encendieron las alarmas.

Se trata de dos mujeres británicas que, según el análisis, formaban parte de la “misma red sexual”, es decir, que habían sostenido relaciones sexuales y al parecer también con otros británicos en la isla de Ibiza.

Cabe recordar que la enfermedad de transmisión sexual que los científicos bautizaron como “supergonorrea” es resistente a casi cualquier tratamiento con antibióticos.

En el estudio se explica que una de las mujeres tuvo varias parejas sexuales durante el año y con algunas llegó a hacerlo sin protección.

En el caso de la otra mujer, un mes después visitó una clínica de salud sexual y también se le encontró la infección.

Es importante destacar que, en abril de 2018, el hombre que había sido diagnosticado con la peor gonorrea del mundo, fue curado, al encontrar un antibiótico distinto que sí la combatía: el ertapenem.

En todo caso, el medio El Espectador hace énfasis en que cada vez es más preocupante que las bacterias están adquiriendo resistencia a los antibióticos que se usan normalmente, por lo que se prendieron las alarmas en la Organización Mundial de la Salud.
Tomado de Noticias Uno