Los hechos se registraron en inmediaciones de la vereda El Guamal del corregimiento Regueros donde por un aparente descuido de sus progenitores, un menor de 22 meses murió al caer a un pequeño estanque.

A la sede del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses en Pitalito, fue enviado el cadáver de un niño de tan solo 22 meses quien falleció durante las últimas horas luego de caer de forma accidental a un estanque de la finca donde vive su familia.

Según se estableció, los padres del infante se alejaron de la vivienda ubicada en la vereda El Guamal para llevar un ternero hacia un potero cercano, dejando al niño en una de las habitaciones de la casa.

Luego de realizar la labor, regresaron a la casa y notaron que el niño ya no estaba en la vivienda por lo que de forma angustiosa empezaron a buscarlo por los alrededores, hallándolo flotando y en deplorable estado en el pequeño estanque piscícola de la finca.

De inmediato, tomaron un transporte y lo llevaron al Hospital Departamental San Antonio donde llegó sin signos vitales.

Tomado de La voz de la región

publicidad