El ente investigador sospecha que desde estas bombas de gasolina se estaría suministrando combustible para la producción de drogas, en varios puntos del país.

Según dijo este lunes el fiscal Néstor Humberto Martínez, citado por Blu Radio, las autoridades intervendrán estas gasolineras ya que se encuentran “sobre los sitios de cultivos ilícitos de coca”.

“Una manera de corrupción del sector privado es vender gasolina y cemento para el narcotráfico, con lo cual se hace la base de coca”, señaló Martínez, que dijo que les están siguiendo el rastro a estas bombas debido a que detectaron irregularidades en sus ventas de combustible.

“Hay una bomba de gasolina que vende al año 1.2 millones de galones de combustible y solo hay 20.000 habitantes. Esa estación vende exactamente lo mismo que la estación de gasolina que tiene las ventas más altas en el país que es la que queda en la Avenida El Dorado con Boyacá, en Bogotá”, advirtió Martínez, pues según la cadena radial el ejemplo que puso el fiscal es el de una estación ubicada en Rio Negro, en Chocó.

A esta situación ya se había referido el coronel Carlos Bueno Gualdrón, jefe de investigaciones de la Policía Antinarcóticos, que a comienzos de este año dijo que esta es una estrategia a la que tuvieron que acudir los grupos armados debido a las incautaciones de combustible que pasaba de contrabando por trochas y ríos.

“Tumaco tiene casi que el 62 % de las estaciones de servicio de todo Nariño. Sorprende que, por ejemplo, se consuma mucho más combustible en Tumaco que en la misma capital del departamento de Nariño”, agregó el oficial en ese medio.