Seis personas que hacían parte de esta banda fueron capturadas y enviadas a la cárcel. Se empacaban hasta 10 prendas en menos de cinco minutos.

Cámaras de seguridad pusieron al descubierto el modus operandi de tres mujeres que ingresaban a locales de ropa y fingían ser clientas. Cuando había un descuido, empacaban la mercancía en bolsas forradas en aluminio para que las plaquetas de seguridad no dieran la alerta al salir.

Dos de las delincuentes se dedicaban a distraer a los vendedores, mientras que la otra aprovechaba para guardar las prendas.

Así, sin levantar sospecha, este grupo de mujeres, junto a otros sujetos, robaban decenas de establecimientos de venta de ropa en Bogotá y otras ciudades del país.

Durante ocho meses hurtaron más de 730 prendas, las cuales vendían en un local del centro de Bogotá.

Los seis capturados deberán responder por delitos como concierto para delinquir, hurto agravado y calificado y receptación.