Un niño de tan sólo trece años de edad decidió poner fin a su vida y se suicidó, en su casa ubicada en el oriente de Neiva.

El fatal episodio ocurrió anoche en el asentamiento Álvaro Uribe ubicado en el sector de Las Palmas en la comuna 10 de la capital huilense.

Allí, el niño Warner Estiven Chavarro Soto al parecer, en un impulso de depresión decidió tomar un cable y ahorcarse, cuando se encontraba en la humilde vivienda de sus padres, ubicada en el lote 422.

El cuerpo sin vida, suspendido del cable en la sala de la vivienda, fue encontrado por su padre Leiver Lisandro Chavarro, quien de inmediato lo bajo, lo puso sobre el piso y en medio de la desesperación llevó al menor al hospital del barrio Las Palmas a donde llegó sin signos vitales.
Tras el trágico evento, fueron informadas las autoridades que llegaron al lugar y en medio del llanto de los familiares y vecinos, adelantaron el levantamiento y trasladaron el cuerpo a la morgue del Instituto de Medicina Legal donde será entregado hoy a sus padres.
Segundo caso en un mes

El suicidio del menor es el segundo que se registra en la capital huilense en las últimas tres semanas.

El primero ocurrió en el barrio La Arboleda donde Sebastián Ramírez, de once años de edad, se quitó la vida ahorcándose en su habitación, el pasado miércoles 31 de julio.
Las autoridades están preocupadas con los casos que se han presentado en la ciudad. En el 2018 se presentaron 19 suicidios de los cuales dos fueron de una joven de 17 años y un menor de 16 años.
Tomado de La Nación

publicidad