Sin vida al interior de su habitación fue hallado el menor de 11 años de edad Sebastián Ramírez Vargas, en el barrio La Arboleda, en el oriente de Neiva. Se trataría de un lamentable caso de suicidio.
Según se conoció, la tarde del pasado miércoles 31 de julio, el menor salió del colegio y llegó a su casa, donde se encontraba en compañía de su hermano, posteriormente se habría encerrado en su habitación para jugar videojuegos.
Pasadas las horas y en vista de que Sebastián no respondía, ni salió a cenar, siendo

aproximadamente las 7:00 de la noche, sus familiares ingresaron al cuarto y lo encontraron suspendido.

De inmediato, lo trasladaron hasta la unidad de Urgencias del Hospital Universitario de Neiva, a donde ingresó sin signos vitales y pese a ser sometido a maniobras de reanimación durante al menos 30 minutos, falleció.
Uniformados de la Seccional de Investigación Criminal Sijin de la Policía, realizaron la inspección judicial al cadáver y lo trasladaron Medicina Legal para la necropsia correspondiente.
Se desconocen las causas del lamentable hecho, que deja un gran vació en su familia, al igual que ha causado consternación en la comunidad. Sus exequias se cumplirán bajos los servicios de la funeraria San José, donde será velado.


publicidad