Sus lágrimas de tristeza se transformaron en lágrimas de felicidad al ver el nuevo rostro de su bebé, atendido por especialistas que cada año van a La Guajira.

Después de valorar a 203 pacientes con labio leporino y paladar hendido, en dos días estos médicos de la Fundación Operación Sonrisa Colombia, que para los beneficiados son unos ángeles, operaron a 46 niños que ahora tienen una nueva vida.

Aunque algunos menores ven solucionado su problema con una sola intervención, en otros casos el proceso toma más tiempo.


publicidad