La supuesta niña nació en 1989 y mintió para ser adoptada; la pareja fue acusada por abandono infantil y lograron la libertad bajo fianza.

  Pareja adopta a niña y resulta ser una mujer psicópata con enanismo Foto: Michael Barnett y Kristine Elizabeth Barnett

Hay historias que parecen salidas de una película de terror, la de Michael Barnett y Kristine Elizabeth Barnett es una de esas. Los Barnett eran una pareja de Indiana, Estados Unidos, que en el año 2010 adoptaron a Natalia Grece; durante los trámites de adopción, un doctor determinó que Natalia tenía seis años de edad, sin embargo después de un tiempo la señora Barnett empezó a sospechar que algo andaba mal con Natalia.


“Le estaba dando el baño y me di cuenta de que tenía vello púbico y ya tenía el periodo. Me quedé en shock. Me habían dicho que tenía 6 años y era muy evidente que no tenía esa edad”, relató la mujer al portal The Sun.

 “Se quedaba de pie junto a nosotros en medio de la noche. No se podía dormir. Tuvimos que esconder todos los objetos punzantes. La vi poner químicos, lejía o algo así en mi café y le pregunté: ‘¿Qué estás haciendo?‘. Me dijo: ‘Estoy intentando envenenarte‘», le contó Kristine al portal Daily Mail.

Debido a todos esos acontecimientos que daban cuenta de que Natalia no estaba bien mentalmente, la joven fue internada en una unidad psiquiátrica estatal, pues supuestamente representaba un riesgo para los demás miembros de su familia.
Después de haber sido recluida y de que sus padres adoptivos contaran lo sucedido, Natalia fue sometida a nuevos exámenes que determinaron su verdadera edad: 23 años. Los exámenes también revelaron que padecía enanismo, razón por la que el anterior medico pudo haberse equivocado y le dio mal la fecha de nacimiento a la familia Barnett.

Como es de esperar, los Barnett no se imaginaron que la pequeña padecía una displasia espondiloepifisaria congénita que había dado lugar a un enanismo.

En 2012, luego de tener el nuevo dictamen médico y de corroborar que Natalia no era ninguna pequeña, los Barnett le cambiaron legalmente la edad y alquilaron un departamento en dónde la dejaron sola sin ningún tipo de ayuda económica. Michael Barnett le confesó a un detective que hicieron eso porque tenían planeado mudarse a Canadá, ya que no se sentían a salvo estando cerca de Natalia.

Según el Washington Post, cuando la policía se percató de la situación (en 2014) Natalia les contó que hacía más de un año que no había tenido contacto con sus padres adoptivos, quienes antes de irse le habían cambiado su edad oficial de 11 a 23 años. 
Natalia le habría asegurado a un oficial del Departamento del Sheriff del Condado de Tippecanoe, en Indiana, que llegó a los Estados Unidos desde su Ucrania natal «a través de una adopción»  y que los Barnett la adoptaron dos años después.

Así mismo, varios medios en Indiana han dicho que durante una consulta en el Hospital Laure Carter, Natalia admitió que deseaba matar a sus padres y que no se sentiría mal porque le parecía divertido.

Kristine Elizabeth Barnett ha dicho a través de su cuentad de Facebook que se encuentra “enferma y devastada por la idea de cualquiera de los cargos”, y afirma que son “cargos falsos”.

"Los medios me están pintando como un abusadora de niños, pero aquí no hay niños […] Natalia era una mujer. Ella tenía períodos. Ella tenía dientes adultos. Nunca creció ni una pulgada. Todos los doctores confirmaron que padecía enfermedades psicológicas graves que sólo se diagnostican en adultos”, explicó.

Según el portal La Razón, en 2016, una familia trató de adoptar a Natalia pero la intervención de los Barnett evitó que volvieran a aceptar el certificado de nacimiento de 2003. El juez escuchó a los testigos que argumentaron que Natalia tenía 23 años porque, entre otras cosas, vivía sola y decidió no cambiar la partida de nacimiento y mantener la edad en 23 años, tras lo que la pareja decidió retirar la petición de tutela.
Actualmente no se conoce el paradero de Natalia, que de acuerdo con La Corte Superior del condado de Marion, habría nacido en 1989 y mintió para ser adoptada, además han dicho que era originaria de Ucrania donde alteraron su acta de nacimiento para favorecerla.

La fiscalía ha pedido procesar a los Barnett (actulmente separados) por abandono de una menor. Kristine se entregó a las autoridades el pasado jueves, pero fue dejada en libertad tras pagar una fianza de (5.500 dólares). Michael se entregó a la cárcel del condado de Tippecanoe en Lafayette el mismo día tras pagar una fianza de 5.000 dólares.

Ambos deberán seguir compareciento en el Tribunal Superior de Tippecanoe en Lafayette.


publicidad