La mujer no solo agredió sexualmente a su expareja, sino que le causó destrozos en el cuarto. Los detalles del caso motivaron a un jurado a determinar su culpabilidad.

Una mujer fue condenada a 20 años de cárcel por amenazar a su exnovio con un machete en el cuello y obligarlo a tener relaciones sexuales. Por el crimen, la mujer fue condenada a 20 años de cárcel.

Los hechos protagonizados por Samantha Mears se registraron en Great Falls, Montana. En el juicio, se pudo determinar que cuando su pareja terminó la relación, la mujer ingresó de manera no autorizada a la vivienda de él y lo esperó en el cuarto.

Cuando el hombre llegó a la recámara, Mears lo aguardaba detrás de la puerta con un machete. Fue entonces cuando la joven le puso a su ex el arma en el cuello y lo obligó a tener sexo.

Según la declaración del hombre a la Policía, durante todo el tiempo la mujer lo amenazó con herirlo e incluso le dio varios mordiscos en un brazo.

Posteriormente, la mujer orinó sobre la cama y causó varios daños en la habitación, los cuales fueron valorados en cerca de 600 dólares.

En medio de la amenaza, el hombre en un descuido le envió un mensaje a una pariente, quien dio aviso a las autoridades.

A lo largo del juicio, la acusada intentó demostrar que no podía ser juzgada porque no debía ser juzgada por ser interdicta, pero el juzgado determinó que era “mentalmente competente”.

publicidad