La seguidilla de violencia contra los líderes sociales de Colombia no tuvo freno en este 2019, el cual cierra con 250 asesinatos contra estas personas, registrándose tan solo en diciembre 23 casos, siendo Cauca, Antioquia y Nariño los departamentos que más sufrieron por los crímenes contra defensores de derechos humanos, según el Instituto de Estudios Para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).

Para Leonardo González, coordinador investigativo de Indepaz, el narcotráfico es una de las causas que han cobrado la vida de decenas de líderes en el país. En Cauca, Nariño y Antioquia, regiones del país donde más se registran estos actos delictivos, los grupos al margen de la ley intentan controlar los territorios y se encuentran con personas que buscan la sustitución legal, por lo que terminan acribillándolos por no compartir sus intereses.

La cifra de asesinatos contra líderes sociales y defensores de derechos humanos disminuyó de manera leve respecto al 2018. Las investigaciones de Indepaz dan cuenta de que ese año se registraron 282 homicidios, mientras que el 2019 finaliza con 32 menos.

“Es muy leve la disminución en cuanto a asesinatos de líderes. Esta obedece a que en algunos territorios, como el Chocó, unos grupos armados ya se consolidaron en zonas y no tienen necesidad de matar a los defensores. La solución no solo está con la llegada de la Fuerza Pública, sigue faltando el componente social en estos territorios”, indica la organización.

En cuanto a líderes amenazados, la ONG Somos Defensores denunció que al menos 600 defensores de derechos humanos han sido amenazados en 2019. También se han presentado unos 35 atentados contra esta población, entre estos el perpetrado contra Milena Quiroz, excandidata a la alcaldía de Arenal, Bolívar, y defensora de derechos humanos, quien salió ilesa el fin de semana cuando su vehículo fue baleado en varias oportunidades.

Tomado de: El Tiempo
publicidad