Bethel, el exclusivo complejo hotelero construido en el corazón del desierto La Tatacoa en Villavieja (Huila) tendrá que clausurar sus operaciones y demoler su exótica infraestructura, tras dejar un daño ambiental que tendrá un impacto de más de 10 años en la zona donde está construido.

La suspensión de las actividades hoteleras, asociadas con la captación ilegal de agua y el aprovechamiento forestal sin previa autorización, había sido ordenada hace tres años. Sin embargo, los dueños del emporio turístico no acataron la orden.

Ante la persistencia de los daños ambientales y los impactos negativos generados en esta zona de restauración ecológica, la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena (Cam) ordenó el cierre del típico hostal.

Adicionalmente, la autoridad ambiental ordenó la demolición de la estructura arquitectónica, ubicada en el área de protección por ser incompatible con los propósitos de preservación.

El desmonte de la infraestructura tendrá que efectuarse en un plazo de diez meses. Si no se realiza en el término previsto, la autoridad ambiental procederá a efectuar la demolición con sus propios medios y recursos disponibles.


La CAM ordenó como medida de compensación, la restauración total de las zonas impactadas, luego de la demolición y el retiro de los residuos y escombros generados por el desmonte de la estructura arquitectónica implantada en la zona protegida. La restauración tendrá que realizarse con especies nativas.
Las actividades de compensación forestal tendrán que ejecutarse en un término máximo de cuatro meses.

Finalmente, la autoridad ambiental le impuso al representante de la sociedad comercial Frank Corredor, una multa estimada en 780 millones de pesos, en calidad de infractor por los daños ambientales ocasionados al rico ecosistema tropical.


publicidad