Los cuerpos sin vida de estos mellizos Diego Fernando y José Ignacio Olguín Arango, de 27 años, fueron encontrados  colgados de un árbol en la finca Las Camelias, cerca del barrio Milenio III, del municipio de Manzanares Caldas. Según el informe de las autoridades, no presentan signos de violencia, por lo que la primera hipótesis indica que se quitaron la vida.

Ellos vivían con su abuela, de 90 años. Hace poco su madre los abandonó y su padre desapareció en La Hormiga (Putumayo), hace unos 20 años. Familiares les indicaron a las autoridades que el año pasado intentaron suicidarse y que era común oírlos hablar de esta situación. Ambos vivían en Milenio III y eran solteros. Los apodaban los Chiquis.

Cuidado

Córdoba añadió que hay una campaña de la Asociación Colombiana de Psiquiatría que se llama Prevenir es preguntar, para que quienes tienen cuadros depresivos indaguen de manera abierta, clara y directa. Aclaró que si usted conoce a alguien que tiene ideas suicidas o si detecta señales de alarma, la solución no son los consejos o las palmaditas en la espalda.

"Lo que se debe hacer es orientar a que consulte a un profesional en la salud. Hay que tener presente que el equilibrio emocional también se rompe. Todos los seres humanos tenemos fragilidades emocionales. Muchas veces, si alguien se fractura una pierna o tiene un dolor abdominal, busca al médico prontamente; pero si una persona está muy triste, melancólico, pierde peso o está muy irritable, no busca ayuda".

Fanny Bernal, experta en duelo y docente en Manizales, expresó que hay que tratar de mantener unas relaciones familiares afectuosas y respetuosas.

"Que las personas aprendan cómo llevar las relaciones de pareja y aprender a poner límites y manejar el nivel de tolerancia a la frustración. Observar con atención, escuchar con el corazón, compartir amor, abrazarse con los seres queridos, hacer deporte, actividades artísticas, leer literatura, novelas, poesía, ayudar a otros. Celebrar la vida y el vivir".
Tomado de La Patria


publicidad