Defensores de animales han denunciado que por el incremento de personas infectadas por el Coronavirus, muchos han abandonado a perros y gatos en las calles, haciendo que estos mueran de hambre y, en algunos casos, sean asesinados.
Las lamentables historias se han presentado principalmente en Wuhan, la ciudad china que epicentro del brote, donde varios ciudadanos se han ido de su hogar dejando encerrados a los animales o, en algunos casos, los han abandonado en la calle sin ningún tipo de protección.
«Muchos perros y gatos se han quedado atrás en apartamentos en Wuhan, en particular, cuando los residentes fueron evacuados, pero también en otras áreas como Beijing, Dalian, Xi’an», dijo a CNN la directora de medios internacionales en Humane Society International, Wendy Higgins.
shine Animal Protection Association, una organización de bienestar animal con sede en China, asociada también con Humane Society International, ha informado que varios residentes se han contactado con ellos pidiendo ayuda para sus mascotas encerradas en casas.
Según Vshine, han recibido cerca de 400 llamadas de ayuda en la ciudad de Dailan, de los cuales han podido prestar ayuda al menos a  380 perros y gatos.
Aunque existe un temor infundado frente a la posibilidad de que perros y gatos sean posibles transmisores del virus, el Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación de Hong Kong (AFCD) aclaró en un comunicado que «no existe evidencia alguna que los animales de compañía puedan infectarse con el virus COVID-19 o pueden ser una fuente de infección para las personas».
Es importante destacar que el miedo nació desde que la AFCD dio a conocer el paso de un perro que había dado positivo débil para el virus.
publicidad