La incertidumbre por la propagación del coronavirus en el país, sumado a la falta de pago, ha generado tensión entre los más de 700 empleados que tiene el hospital Rosario Pumarejo de López de Valledupar, a quienes adeudan alrededor de 24 mil millones de pesos correspondientes a siete meses de salario.

Los trabajadores señalaron que la falta de garantías para la protección del personal médico y la difícil situación económica que enfrentan sus familias, los deja sin ánimo para cumplir su labor en los momentos de emergencia que enfrenta el país.

“Todo el personal sanitario, conformado por camilleros, auxiliares, enfermeros, bacteriólogos, médicos y especialistas, tiene temor porque no contamos con medidas mínimas para la atención de estos pacientes y es posible que muchos no queramos ir a trabajar en estas condiciones, porque no queremos ser mártires” dijo Julio Peralta, miembro del sindicato del hospital.

Advierten que los insumos en el hospital son escasos y los elementos de bioseguridad, sumado a los conflictos laborales que a diario se viven por la falta de pago, podrían causar un colapso a la hora de atender a los pacientes por Covid-19.

La nómina mensual de hospital en promedio es de tres mil millones de pesos. Aunque en 2019 se logró el pago a trabajadores con menores ingresos, los continuos atrasos en nada mitigan la deuda que ha estado creciendo con el pasar del tiempo.

En las últimas horas, la Gobernación del Cesar giró 1.764 millones de  pesos para pagarles a camilleros, personal de aseo, bacteriólogos, conductores, vigilantes y médicos generales. Sin embargo, esta cifra termina siendo insuficiente para mitigar la crisis financiera del centro médico.



Fuente RCN
publicidad