Las autoridades sanitarias del departamento de Magdalena están en alerta ante un posible contagio masivo que se habría presentado en el sepelio de un hombre que, días después de su muerte, fue confirmado como caso positivo de covid-19.

El alcalde del municipio de Zona Bananera, Efraín Ortega Parejo, responsabilizó a la clínica que trató al paciente -infectado en Barranquilla- de las posibles consecuencias que pudieron generarse por entregar el cuerpo sin los protocolos necesarios.

“Si ya se le estaban haciendo las pruebas de covid-19, este centro asistencial debió permanecer con el cadáver y no entregárselo a los familiares”, indicó el mandatario.

El hombre, de 76 años y quien murió por problemas cardíacos pero con síntomas asociados al coronavirus, fue sepultado en medio de una multitud.

“Fue casi medio pueblo a este sepelio. Había gente de la Zona Bananera, Aracataca y el Retén, porque era una persona que apreciaban mucho en esta parte del departamento”, anotó el alcalde.

Tras conocerse los resultados positivos de covid-19 para este adulto mayor, las autoridades de salud del Magdalena intentan contactar y hacerle seguimiento a las más de 100 personas que estuvieron presentes en el acto religioso registrado en el corregimiento de Tucurinca, en la Zona Bananera.

El Secretario de Salud del departamento, Jorge Bernal, se encuentra en conversación con los directores de hospitales de los tres municipios afectados para tomar las medidas que el caso amerite.

“Estas personas deben ser sometidas a aislamiento y a practicarles la prueba para confirmar si tienen o no el virus”, indicó el funcionario.

También se conoció que parte de la comunidad del corregimiento de Tucurinca ya se encuentra aislada.


publicidad