Con el paso de las horas se agrava la situación sanitaria en Ecuador por el coronavirus. Además, los médicos están presentando casos  de estrés laboral.

En Guayaquil, Ecuador, la situación sanitaria que ha generado el coronavirus tiene desesperados a sus ciudadanos. Los cementerios están colapsados y los servicios funerarios no tienen como atender el alto número de fallecidos por la pandemia.

“En las calles hay gente que colapsa espontáneamente y muere”, cuenta el médico Nicolás Trejos.

La situación es tan crítica que en la capital de la provincia de Guayas ya no hay ataúdes y familias están optando por poner a sus fallecidos en cajas de cartón.

El número de muertos excede las capacidades para poder sepultarlos. En los cementerios las personas tienen que esperar el turno y hacer largas filas para enterrar a seres queridos, aun teniendo bóvedas de su propiedad.

Sumado a esto, los olores en los camposantos son insoportables por el alto número de cadáveres agolpados aguardando a ser inhumados. En algunos casos, a los dolientes se les han dado la opción que ellos mismos caven las tumbas para despedir a sus muertos.

Guayaquil es la ciudad de Ecuador con más alto número de contagiados y fallecidos por el COVID-19 y la situación en hospitales y clínicas es crítica para el personal médico, que ya presenta síntomas de estrés y fatiga por las largas jornadas.

Ecuador reporta hoy 3.747 contagiadas de coronavirus y 191 muertos en todo el territorio nacional.


Publicidad