Como un héroe. Así han definido a Bridger Walker, de 6 años, quien salvó a su hermana menor del ataque de un perro.

El resultado no fue el mejor para el pequeño, pues resultó con una herida pronunciada en su cara, pero cumplió con su cometido: no permitir que le hicieran daño a su hermanita.



El ataque

Según contó Nicole (Nikki) en su perfil de Instagram, los hechos ocurrieron el pasado 9 de julio en la ciudad de Cheyenne, estado de Wyoming (Estados Unidos).

Bridger y su hermanita se encontraban jugando afuera de su casa cuando un perro se acercó a ellos.

El pequeño se interpuso entre la niña y el animal y fue mordido y arañado varias veces en su cabeza y cara.




“Tras el ataque, se puso de pie, tomó a su hermanita de la mano y corrieron a resguardarse”, aseguró Nikki en su publicación.

Después, fue llevado de urgencias a un centro médico y recibió 90 puntos de sutura. El ataque afectó su frente, labios y su ojo y mejilla izquierdas, dejándole una herida pronunciada en el rostro.

La tía del menor contó que él les había dicho que defendió a su hermana porque “si alguien tuviera que morir, pensé que debería ser yo”.

“Actualmente, está en casa recuperándose. Sus heridas se ven mucho mejor y su humor y personalidad están intactos. Todavía no puede sonreír demasiado, pero está feliz”, agregó.

Publicidad