Edisson Dussán Rojas fue condenado a 34 años y siete meses de cárcel tras ser hallado culpable del asesinato de su pareja, , quien se encontraba en su cuarto mes de embarazo.

La mujer, de 22 años, murió a finales de marzo pasado debido a varios golpes que le propinó su pareja en la cabeza. La agresión ocurrió en su vivienda ubicada en el asentamiento Granjas Comunitarias, de la capital huilense.

El dictamen médico señala que falleció por trauma craneoencefálico severo por golpes ocasionados con objeto contundente. Sufrió cinco fracturas.

El hombre Pretendió ocultar su crimen al enterrarla en un hueco que él mismo cavó, tras la ausencia de la joven familiares y vecinos decidieron instaurar la denuncia y en una visita a su casa los investigadores fueron alertados por la presencia de tierra en el patio de la vivienda, realizaron una excavación de inmediato y encontraron el cuerpo de la joven, el cual estaba enterrado, semidesnudo, en estado de descomposición y con golpes en la cabeza.

Lo que llama la atención de la Policía es que Edisson Dussán no huyó y, por el contrario, lo hallaron en la casa en donde confesó que la había asesinado a golpes. Por el estado de descomposición del cuerpo, las autoridades creen que el asesinato habría ocurrido tres días antes del hallazgo.

El hombre fue capturado y acusado de feminicidio agravado, pero tras un preacuerdo con las autoridades, en el que confesó pormenores de los hechos y se declaró culpable, su pena fue rebajada a 34 años y siete meses que comenzó a purgar en la cárcel de Rivera, Huila.

Según las investigaciones, durante los años de convivencia, Dussán Rojas le causaba todo tipo de violencia a su compañera. De la unión de la pareja queda una hija menor de edad, pero Cindy tenía dos hijos más que convivían con ella.


publicidad