Los mataron porque entraron a comer caña. Así de crudo, así de cruel, fue lo que pasó con los cinco menores que fueron asesinados en un cañaduzal del barrio Llano Verde en Cali. Y los responsables, según determinó la Fiscalía, son los tres celadores del lugar, dos de los cuales ya fueron detenidos.

 

“La investigación determinó que las víctimas acudían a ese lugar con frecuencia a comer caña, lo que se hace en esos lugares. El día de los hechos, los 3 adultos que trabajaban como vigilantes de los alrededores del cañaduzal vieron a los 5 menores acercarse y, sin mediar palabra, en un acto de total barbarie, los asesinaron”, explicó el fiscal general de la Nación, Francisco Barbosa.

 

Más de 50 funcionarios, entre forenses, detectives y fiscales, realizaron una investigación muy rápida que desencadenó en las detenciones.

 

Desde la Escuela de Aviación Marco Fidel Suárez, ubicada en Cali, el propio presidente Iván Duque confirmó la captura de dos de los presuntos autores materiales de la masacre.

 

El jefe de Estado puntualizó que su presencia en la capital del Valle del Cauca obedece al cumplimiento de “un compromiso con la justicia, con las familias que sufrieron el asesinato vil de sus hijos”.

 

Por su parte, el fiscal Barbosa habló sobre los operativos que llevaron a la detención de estos dos sujetos.

 

“Esta fue una operación de filigrana investigativa entre la Fiscalía y la Policía. Desde ayer en la noche monitoreamos las acciones que llevaron a la captura de dos de los responsables del homicidio múltiple en el cañaduzal del barrio Llano Verde", sostuvo.

 

El fiscal entregó más detalles sobre estas labores de rastreo de los delincuentes, las cuales duraron 16 días.

 

“Desde el primer momento designé un equipo de 54 funcionarios entre fiscales, investigativos y criminalísticos que recaudaron el material probatorio”, concluyó.

 

La masacre del barrio Llano Verde, oriente de Cali, se perpetró el 11 de agosto de 2020.


publicidad