Marcela Tascón, una colombiana radicada en la ciudad de Valencia, España, relató llorando cómo fue víctima de una agresión con pegamento corrosivo denominada ‘el champú’.

 

La mujer de 31 años, originaria de Buga, Valle del Cauca, tiene un centro de estética donde semanas atrás venía recibiendo llamadas de un número extraño.

 

Sin embargo, quien llegó fue un sujeto vestido de mensajero con un ‘regalo’ y un sombrero, el cual contenía una mezcla de dos pegamentos que le cayeron a chorros, quemando el cuero cabelludo de la vallecaucana.

 

«Me suena el timbre, veo a un chico con una gorra roja que me mira, luego me tira el ramo en los pies, de una se abalanza contra mí, me pone el sombrero y sale corriendo», contó Tascón al programa «Un Nuevo Día» de Telemundo.

Tal vez lo más angustioso para la bugueña fue que su hijo de ocho años presenció el momento del ataque. Llorando recuerda el temor que sintió el menor de edad al ver que alguien se atrevió a hacerle daño a su mamá.

 

Atendida en urgencias

Marcela Tascón también dijo que trató de retirarse el sombrero, pero le aparecieron unas quemaduras.

 

Así que acudió al servicio de urgencias, donde atendieron sus quemaduras de segundo grado, por lo que tuvieron que raparle su cabello.

 

El médico que la atendió le contó que ese tipo de ataques con ácido se le conocen como ‘el champú’ en Colombia, muy populares en los años 90, y que usualmente son perpetrados por mujeres celosas.

 

Además, mira:

 

Marcela dice conocer a la persona que atentó contra su feminidad, pero prefiere no revelar el nombre para que sigan avanzando las investigaciones del caso.

 

Esta es la entrevista que ofreció a la cadena Telemundo, en la que aparecen las impactantes imágenes del pegamento en su cabeza, así como el momento en que tuvo que decirle adiós a su extensa cabellera.

 

 

Cabe agregar que la Policía judicial ya asumió la investigación y el equipo de criminalística ya tiene fotografías e indicios del atentado contra la colombiana.

 

Finalmente, vale la pena resaltar que el pelo de Marcela ha empezado a crecer, mientras supera el miedo constante a sufrir una nueva agresión

publicidad