Luis es un joven de 17 años que vive en Altos del Rosario, en Sincelejo. Por ser gay, ha sido blanco de burlas y críticas en pleno siglo XXI, sin embargo, esos señalamientos -reprochables- pasaron a una agresión mucho más grave.

 

Cansado de tener que soportar la situación, Luis le plantó cara al acosador, quien tiene su misma edad. El otro joven sacó un machete y lanzó un ataque que le quitó la mitad del brazo.

 

De inmediato, Luis fue llevado a un centro asistencial, en donde nada pudieron hacer para salvar la extremidad.

 

Después de unos días, el 5 de agosto, el joven volvió a Altos del Rosario, en donde sorpresivamente tuvo un homenaje como recibimiento por parte de amigos y vecinos, contó El Espectador.

 

Sobre el presunto agresor, hubo un mal procedimiento en el momento de la aprehensión y por ser menor de edad volvió a su casa. Ahora temen que se presente un nuevo hecho de agresión.

 

Luis necesita una prótesis y allegados iniciaron una campaña para lograr un tratamiento y otras ayudas para mejorar su calidad de vida.

 

Por fortuna, la meta de $30 millones de pesos está superada en un 95%.

 

El caso ha generado todo tipo de reacción en las redes sociales. “Es un acto que refleja un grave y alto grado de intolerancia y respeto por la diversidad. Sumado a este acto cruel, el joven gay venía desde larga data siendo víctima de burlas y actos discriminatorios por parte del adolescente agresor y demás compañeros de barrio”. Indicó Héctor Espinosa, director de la Fundación Sucre Diversa.


publicidad