Desde este jueves, la teoría de que el abogado Javier Ordóñez murió por una golpiza de varios policías en el CAI de la Policía de Villa Luz (en el occidente de Bogotá) es una de las que más fuerza ha tomado.

 

“Los investigadores dicen que, al parecer, al abogado lo golpearon en la entrada del mismo CAI y cerca al mesón donde está el computador. Los forenses encontraron golpes contundentes en el pómulo izquierdo, en el cuello, en los hombros y agresiones que se extienden hasta el tórax. Dicen que en la parte occipital derecha tiene una herida, que al parecer fue provocada con un objeto contundente, y que tal vez fue la que sirvió para acabar con la vida del abogado”, aseguró al respecto el periodista Edward Porras, de Noticias Caracol.

 

A lo relatado por el informativo se sumó Blu Radio, que agregó que el cadáver de Ordóñez presentaba 9 fracturas craneales y varios órganos afectados, entre otros daños.

Por su parte, la periodista Darcy Quinn, de Caracol Radio, informó que la Fiscalía vio en videos grabados por las cámaras del CAI de Villa Luz que “los policías le pegaban al señor Ordóñez. Esa es una de las pruebas que llevarían a imputar rápidamente a los policías. Todavía no ha salido la necropsia, pero los resultados preliminares dirían que él murió de múltiples traumatismos, de los golpes”.

 

Pero eso no es todo. Noticias Caracol agregó que los agentes del CAI trataron de evitar que el otro amigo del abogado que ellos retuvieron permaneciera junto a ellos presenciando lo que sucedía allí y que los agentes habrían destruido el celular en el que este había grabado las agresiones.

 

“Se habla que los policías, al percatarse de que su capturado estaba sin signos vitales, tenían que sacar al único testigo, que era amigo de Javier y también había sido retenido. Fue allí donde a otros uniformados se les ocurrió llevarlo a la URI para judicializarlo por agresión a servidor público, mientras que los otros trataban de sacar el cuerpo de Javier de ese lugar. La pareja del testigo grabó el momento en el que los uniformados al parecer destruyeron el celular donde había quedado grabado el ataque contras Javier”, concluyó el noticiero.

 

Las investigaciones también habría determinado que el abogado tenía diferencias desde hace varias semanas atrás con dos de los patrulleros que lo sometieron. Eso se relaciona con lo que contó uno de los amigos de la víctima, que aseguró que cuando los uniformados vieron al abogado en la calle, le dijeron: “Esta vez no se me salva”, y confirmó que los policías “ya lo habían encontrado varias veces tomando en la calle”.

 

La muerte de Ordóñez desató una ola de protestas y disturbios en Bogotá y otras ciudades del país, con un saldo de diez personas muertas y más de 200 heridas, entre ellas casi 100 policías.

 

Fuente: Pulzo

publicidad