El adolescente de 15 años, el venerable Carlo Acutis, que murió en 2006 a causa de leucemia, será beatificado el próximo 10 de octubre y fue por eso que se abrió su tumba hasta el 17 de octubre.

 

El cuerpo del joven “era completamente integral, no intacto, sino integral, con todos sus órganos. Se hizo un trabajo en su rostro”, dijo el padre Carlos Acácio Gonçalves Ferreira a EWTN.

 

Se decidió además cambiar la ropa con la que fue enterrado y ponerle la que usaba a diario.

 

"Por primera vez en la historia veremos a un santo vestido con jeans, tenis y suéter", dijo el sacerdote.

 

 

Acutis era conocido por sus habilidades de programación de computadoras y su amor por la Eucaristía y la Virgen María, según informó la Agencia Católica de Noticias.

 

 “Carlo es un chico de nuestro tiempo. Un niño de la era de internet y un modelo de santidad de la era digital, como lo presentó el papa Francisco en su carta a los jóvenes de todo el mundo. La computadora se ha convertido en una forma de transitar por las calles del mundo, como los primeros discípulos de Jesús, para llevar a los corazones y hogares el anuncio de la verdadera paz, la que sacia la sed de infinito que habita el corazón humano”, expresó el arzobispo Domenico Sorrentino de Asís en la misa en la que se abrió su tumba.

 

Un año antes de morir, el adolescente italiano investigó los milagros eucarísticos para crear un sitio web que catalogara y compartiera esta información con otros.

 

El milagro que se le atribuye y por el que será beatificado ocurrió en Brasil el 12 de octubre de 2010, cuando un niño, con una enfermedad irreversible llamada páncreas anular, se curó tras tocar una reliquia suya en una capilla.

 


publicidad