Dos perritos han conmovido el corazón del país luego de que se conociera su hermosa labor. Uno de ellos es ‘Eros’, un perro de raza labrador que ayuda a su dueño, Mauricio López, comerciante del mercado del barrio Robles en Medellín, a repartir los productos que son requeridos por los compradores.

 


El perro, lleva el domicilio en una canasta de paja que sostiene con el hocico, sin distraerse o perderse en el camino. Desde que era un cachorro, ‘Eros’ fue entrenado para aprenderse los nombres de sus vecinos, a cambio de ello recibía juguetes y premios.

 

Ahora, cada vez que entrega un domicilio en la canasta que lleva en la boca, los clientes le dan una galleta u otro premio y él regresa la tienda a esperar el siguiente pedido.

 

Otro ‘amigo’ de cuatro patas que ha sido protagonista durante esta cuarentena es ‘Niño’, un perro criollo de pelaje negro y blanco, su historia inicia cuando su primera familia lo dejó abandonado en un parque del barrio Primavera, de Bogotá. Sin embargo, José Ever Henao, lo rescató y le dio una nueva oportunidad de vida.

 

Además de encargarse de su cuidado, lo entrenó y una de las labores que el perro aprendió fue la de “hacer mandados”. El inteligente animal es capaz de ir a la tienda por los elementos que solicite su amo con una lista de compras y el dinero para el pago.

En época de cuarentena, ‘Niño’ ha sido de gran ayuda para su dueño quien evita salir a la calle y de esta manera cuida de su salud.

Fuente: La Noticia Positiva


publicidad