Alberto Genovese, un millonario italiano, fue capturado por el abuso sexual a una de las invitadas a sus acostumbradas fiestas en Milán.

Todo ocurrió en una de las fiestas que el magnate solía realizar y en las que la regla era dejar el celular a la entrada, por lo que la víctima no pudo pedir ayuda.

Según los amigos de la joven, que fueron con ella a la reunión, la llevaron a la habitación del magnate y no les permitieron hablar con ella.

 

Adentro, la víctima fue esposada y obligada a ingerir drogas que la dejaron inconsciente la mitad de las 24 horas que tuvo que estar con Genovese, que presuntamente la violó y torturó.

 

“En algunas situaciones parecía un cuerpo sin vida, movido, removido, posicionado, tendido, volcado, abusado, como si fuera el de una muñeca de trapo”, dijo el juez de instrucción, Tommaso Perna, tras la captura del millonario.

 

La violación ocurrió el 10 de octubre, pero la detención de Genovese se hizo efectiva un mes después y antes de que, al parecer, intentara salir del país en su jet privado.

 

“Espero no haber hecho cosas ilegales y espero que no. Soy una persona decente que nunca haría nada malo”, dijo el acusado durante el proceso, según informaron medios italianos.

 

Según él, lo que pasó fue algo distinto a lo que declaró la víctima y su “percepción fue que estábamos enamorados y estábamos pasando una velada maravillosa. La alteración de la realidad provocada por la cantidad de drogas que tomé es paradójica”.

 

“No quiero tomar drogas, si no tomo drogas no hago nada malo, nunca lo he hecho. Cuando tomo drogas no me controlo”, agregó.

 

La joven, por su parte, aseguró que cuando pudo escapar, semidesnuda, Genovese intentó seguirla y le arrojó uno de los zapatos por la ventana de su apartamento con un billete de 100 euros.

Fuente: Noticias Caracol 

Publicidad