Una mujer embarazada fue hallada asesinada con un cable alrededor del cuello y al menos 11 puñaladas y su pareja, el presunto femicida, apareció colgado de una soga, el trágico hecho ocurrió en Buenos Aires Argentina, donde, además, el hijo de la víctima y del víctimario, de 4 años, estuvo encerrado dos días en una habitación.

 

El hecho fue descubierto este domingo, cuando una mujer llamó al 911 y convocó a la policía para alertar que desde el viernes no tenía contacto con su hermano, adicto a las drogas y al alcohol.

 

Al ingresar en la propiedad, la mujer y el personal policial encontraron el cadáver del hombre, de 36 años, de nacionalidad boliviana, colgado de una soga, también hallaron asesinada a su pareja, de 30 años, quien cursaba el sexto mes de embarazo.

 

El cuerpo de la mujer estaba tendido en el piso, semidesnudo, con un cable alrededor del cuello y manchas de sangre, ya que los peritos luego detectaron que la víctima presentaba al menos 11 puñaladas en la zona del pecho.

 

La policía luego encontró encerrado en una habitación a un niño de 4 años, hijo de la pareja muerta, quien fue trasladado a un centro asistencial donde se le brindó asistencia médica y psicológica, ya que estuvo al menos 48 horas en la casa junto a los cuerpos.

 

En la escena del crimen trabajaron peritos de Policía Científica, quienes secuestraron dos cuchillas con manchas hemáticas, que fueron secuestradas como evidencia para su análisis y estudios de ADN.

 

El caso, donde intervino personal de la comisaría sur 1a. de Gregorio de Laferrere, es investigado por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) temática de Homicidios. El expediente fue calificado como femicidio y suicidio.

Fuente: La Nación Argentina 

Publicidad