Los habitantes de Waldsolms, en Alemania , se llevaron una sorpresa al enterarse de que una de sus residentes, que falleció el año pasado, les dejó una herencia de 6,2 millones de euros entre acciones y propiedades.

 

La generosa beneficiaria, identificada como Renate Wedel, murió el 23 de diciembre de 2019 a los 81 años en una casa de retiro. Ella y su esposo Alfred Wedel vivieron en el distrito de Waldsolms de Weiperfelden desde 1975.

 

Alfred falleció en un hogar de ancianos en 2014 a los 88 años.

 

Aunque la heredera inicial de la fortuna era la hermana de la difunta, ella también murió, por lo que la mujer decidió que los beneficiarios suplentes iban a ser sus vecinos.

 

Según informó la alcaldía del concejo de la comunidad, la fortuna de la pareja se produjo gracias a que el esposo “participó activamente en la bolsa de valores y tuvo mucho éxito allí”.

 

Una propiedad que la mujer dejó a otro heredero fue cedida al pueblo, pues quien la iba a recibir la rechazó porque debía remodelarla y debía cubrir otros gastos.

 

Aunque la comunidad supo de la herencia en abril de este año, solo hasta ahora hizo pública la información porque debía acordarse “con la Oficina de Asignación y Auditoría del distrito de Lahn-Dill cómo el municipio debería tratar con una cartera de acciones heredada, un caso que no ocurre con tanta frecuencia”.

 

Asimismo, se estableció que “los usos posteriores de la herencia no afectarán los ingresos y no suponen una carga para los hogares futuros”.

 

“La comunidad de Waldsolms agradece póstumamente a la familia Wedel por esta importante herencia. Lo trataremos con mucha responsabilidad, desarrollaremos nuestra comunidad para el bien de todos y guardaremos un recuerdo honorable de ambos”, señaló el alcalde municipal en el comunicado.

Fuente: Noticias Caracol


publicidad publicidad