En el 2021 los motociclistas deberán ser aún más precavidos con los cascos que usan, pues las autoridades en materia de Transporte en el país actuarán con mayor rigor en la revisión de este elemento de protección personal, con el fin de garantizar la seguridad vial.

 

Con la Resolución 23385, firmada el 25 de noviembre de 2020, y que entrará en vigencia el próximo 23 de enero, por ejemplo, no se permitirá el uso de celulares entre el casco y la cabeza de los motociclistas, una práctica habitual en algunos de ellos, que los pone en riesgo. Así lo determina la orden escrita, firmada por la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, en el literal “b” del artículo 6:

 

No podrán —los conductores y acompañantes de vehículos tipo motocicletas, motociclos, mototriciclos, motocarros y cuatrimotos— <b>portar sistemas móviles de comunicación o teléfonos que se interpongan entre la cabeza y el casco, </b>excepto si estos son utilizados con accesorios o equipos auxiliares que permitan tener las manos libres

De acuerdo con la resolución, la Policía de Tránsito y Transporte también podrá sancionar a quienes, pese a tener su casco en buen estado, no tengan su cabeza “totalmente inmersa en él”, lo mismo con quienes tengan la correa del casco rota o con defectos.

 

El casco “debe estar asegurado por debajo de la mandíbula inferior, sin correas rotas, ni broches partidos e incompletos”, se lee en el literal “a” del artículo 6.

 

La medida también establece que en los cascos con cubierta facial inferior movible, es decir, los abatibles o modulares, esta siempre debe ir “cerrada y asegurada durante el tránsito, de tal manera que ofrezca protección a la cara del motociclista (conductor y/o acompañante)”.

 

Con la resolución, explica la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), la apuesta es “disminuir y evitar lesiones o traumas craneoencefálicos a los usuarios de motocicleta involucrados en un siniestro vial”.

 

Quienes incumplan las normas en mención, conforme con la resolución que entrará en vigencia el mes próximo, tendrán que pagar 15 salarios mínimos legales diarios vigentes, que, si se toma como referencia el 2020, representarían $ 438.900.

 

“Además, la no utilización del casco de seguridad cuando corresponda, dará lugar a la inmovilización del vehículo, de conformidad con lo establecido en el artículo 94 de la Ley 769 de 2002″ establece la medida.

 

Entre enero y noviembre de 2020, 4.741 ciudadanos han fallecido en las vías del país, de los cuales el 53 % fueron usuarios de motocicleta, según el Observatorio Nacional de Seguridad Vial.


Publicidad