El médico David Vallejo Terán, que el próximo primero de febrero cumplirá 28 años, terminó en una UCI de Quito, Ecuador, en el hospital donde trabaja, tras contagiarse de coronavirus en medio de su lucha por salvar a otros pacientes que padecen la misma enfermedad.

Su novia Mavelin Bonilla, también doctora y con la que en mayo del año pasado decidió posponer su matrimonio debido a la pandemia, se infectó, pero ella no sufrió los problemas que ahora padece su prometido.

“Vamos a cumplir 5 años desde que nos conocimos. Planeábamos tener nuestra boda en 2021”, contó.

Dijo que antes de ser intubado pidió una hoja donde escribió lo siguiente:

“Soy el doctor David. Tengo ganas fervientes de vivir la vida, cumplir mis sueños: casarme con la mujer que amo (Mave), construir una familia, este año voy a viajar a España para hacer el MIR y concursar por mi residencia. Sé que harán lo mejor. Mantén tu asepsia y antisepsia. ¡Lávate las manos! Gracias por su esfuerzo.

También quiso esperar a su mamá, Karina Terán, para que le diera la bendición antes de ser sedado.

Ella alquiló una habitación frente al hospital donde está su hijo y, en medio de su dolor, hizo un llamado desesperado a las personas en nombre de los profesionales de la salud: “Que se cuiden, que la gente no sea irresponsable. Los médicos tienen familia, los médicos son seres humanos. Si un médico se enferma detrás de él hay una madre como yo que sufre, que llora”.

 

Publicidad