Hay una familia devastada tras la decisión de la Corte Suprema de Justicia que le ordena devolver a la niña que habían adoptado. Desde hace dos años, la pequeña no ve a su familia biológica.

Después de 12 años de matrimonio y tras no poder tener hijos, esta pareja abrió la puerta de la adopción en su hogar en la ciudad de Tunja.

“Hicimos un proceso de dos años y medio con el Bienestar Familiar para llegar al proceso donde nos entregan posteriormente a una niña”, dice la madre, a quien se le protege su identidad.

A la familia llegó una nueva integrante que venía adaptándose a su nueva vida.

Cuando todo parecía ir bien, el ICBF informó a la pareja que los padres biológicos de la niña luchan por recuperarla.

"Es muy difícil llegar a escuchar por noticias y por parte del ICBF está terrible noticia que por parte de la Corte se entrega y es que nos van a retirar a la niña cuando ya es legalmente de nosotros", dice la madre adoptiva.

La pequeña fue retirada de su familia biológica cuando tenía un año.

Ahora, cerca de cumplir cuatro, podría regresar con sus padres, pues explica la Corte Suprema de Justicia que no podían quitársela argumentando condiciones de pobreza.

"Se olvidó que la declaración de adoptabilidad «no es para castigar a los papás de los niños que tienen dificultades», especialmente económicas, como era su caso", dice el fallo. Por tanto, “se deja sin ningún valor ni efecto el proceso de adopción de la menor de edad”.

Este caso podría abrir las puertas para el retorno de menores de edad en casos similares.

Entretanto, la mamá adoptiva dice: "Sí, pensamos en ese día, en el dolor que va a causar, pero pensamos más en el daño, y en el dolor que pueda llegar a sentir está pequeñita".

Inicialmente, la niña deberá ser entregada al ICBF para empezar su proceso de adaptación a su familia biológica. 

Publicidad