En recuperación se encuentra María Ardila, de 23 años de edad, a quien le rociaron gasolina y luego le prendieron fuego, lo que le generó varias quemaduras.

El hecho ocurrió en la noche de este jueves en el barrio Campo Valdés, ubicado al nororiente de la ciudad de Medellín. Según versiones de las autoridades, luego del ataque; la joven llegó en un taxi buscando auxilio en el centro asistencial.

“Ella manifestó que fue su padrastro quien le regó gasolina por diferentes partes del cuerpo”, comentó el coronel Camilo Torres, subcomandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá.

“Hay varias informaciones que se están trabajando con hombres de Policía Judicial e Inteligencia y se está verificando este hecho. Lamentamos este hecho y que atenten contra la vida”, agregó Torres.

La mujer sigue en las instalaciones de la Policlínica, ubicada al norte de la ciudad. Según el parte médico, Ardila presenta quemaduras en 50 por ciento de su cuerpo.

 

 

 

 

Publicidad