Un tribunal de España ha condenado a una mujer a dos años de prisión por espiar las conversaciones del celular de su esposo, con quien lleva a cabo un proceso de divorcio.

Según las autoridades, no solo los revisó, sino que los descargó y se los envió por WhatsApp a un cuñado, se conoció que la señora, al revisar el aparato, accedió a conversaciones íntimas con otras mujeres con quienes el hombre intercambiaba fotos y videos de carácter sexual.

Más allá de si hubo o no infidelidad, a la luz de la justicia se configuró el delito de descubrimiento y revelación de secretos tras compartir la información con un tercero.

"Mira, amigo, mira a lo que se dedicó mi (ex)marido mientras yo estaba currando", habría escrito la mujer, según citó la juez del caso como prueba de que sí se difundió información privada.

Publicidad