La temporada de lluvias en el Valle del Cauca sigue causando emergencias y hechos que lamentar. En las últimas horas, el desbordamiento de un río en el corregimiento de Cisneros, Buenaventura, dejó como saldo dos turistas desaparecidos.


Como Ana Ortiz y Leonardo Cortés fueron identificados los dos turistas que desaparecieron luego de que la corriente de los afluentes desbordados arrasara la cabaña en la que departían. El hecho ocurrió en el sector turístico de Agua Clara.


Isidro Herrera, representante de Comunidades Negras y Cimarrón, aseguró que las alertas tempranas alertaron de lo que estaba sucediendo: “Venía una avalancha bastante grande y eso fue lo que pasó”.


Las lluvias también causaron que el río Pepitas se desbordara y damnificara a más de 70 familias.


Si en Buenaventura llueve en Cali no escampa: más de 50 árboles se cayeron en la tarde del 19 de marzo por cuenta de los vendavales que azotaron al municipio.


Los comerciantes del centro de la ciudad se vieron afectados, pues el viento se les llevó lo poco que tenían.


“Nunca habíamos tenido una concentración de 52 milímetros de agua en solo 30 minutos. Van a seguir las precipitaciones, por eso declaramos la calamidad. Las afectaciones seguirían por los próximos 45 días”, indicó Rodrigo Zamorano, secretario de Gestión del Riesgo de Cali.


Fuente Noticias Caracol

publicidad publicidad