La Policía continúa este lunes la búsqueda de un sospechoso de secuestrar en la calle, violar y disparar a un menor de 12 años, a quien dejó herido de gravedad en la calle.

De acuerdo con las autoridades, el menor caminaba por la calle en el barrio de Brownsville, en el noroeste del condado, entre las 2 y 3 de la madrugada del sábado cuando un "hombre hispano alto con pelo largo y rizado" se le acercó en un vehículo negro y lo forzó a subir a él.

Posteriormente, el hombre condujo hasta un lote abandonado "donde agredió sexualmente y disparó al menor", para luego expulsarlo del automóvil y huir de la escena, según un comunicado de la Policía condal.

El portavoz de la Policía de Miami-Dade, Álvaro Zabaleta, dijo este lunes en rueda de prensa, que el atacante puso el pestillo en las puertas, lo que dificultó que el menor pueda escapar, no obstante éste luchó para defenderse.

Ante ello, el hombre le disparó en la cara y lo empujó fuera del auto.

El menor quedó ciego como consecuencia del disparo y tuvo que andar ayudándose con el tacto hasta que una persona lo ayudó a dirigirse a una bodega cercana donde otros transeúntes llamaron al teléfono de emergencia 911.

Un video tomado por una cámara de seguridad muestra al menor sangrando y caminando a la esquina en donde se ubicaba la bodega y luego cayendo desvanecido, mientras una persona a su lado llama por teléfono.

La grabación muestra a otro transeúnte que le proporciona agua y una toalla mientras esperan que lleguen los servicios de emergencia.

Un hombre identificado como Johnny declaró que oyó al menor pedir ayuda y lo acompañó hasta la bodega, dado que él no tenía teléfono.

"Lo llevé a la tienda para que puedan llamar a la policía por él. Estaba consciente, luego cayó en la acera y dijo que le habían disparado", declaró el hombre.

Los agentes policiales y bomberos que llegaron al lugar atendieron al niño, que fue luego trasladado en condición crítica a un hospital local.

El portavoz de la Policía señaló hoy que el menor ya se encuentra en condición estable, aunque le queda "camino por recorrer" para su recuperación.

"Es devastador saber que este individuo, no solo tuvo que vivir el traumático incidente de ser agredido sexualmente, sino que al mismo tiempo recibió un disparo en la cara", señaló hoy Zabaleta.

El portavoz explicó que el niño se había escapado de su casa para visitar a unos amigos y sin decirle nada a sus padres, y por ello había dejado almohadas en su cama. Iba de regreso a casa cuando fue abordado por el sospechoso.

Las autoridades continúan buscando al hombre, que estiman tiene entre 30 y 40 años.

Tomado de: zona cero

Publicidad