Cansados de contar la historia y que las autoridades no hagan nada, se encuentran los extranjeros que denunciaron el modus operandi de Diego Fernando Patiño (en su pasaporte con apellidos Van Straalen), un hombre de origen colombiano, adoptado en Holanda y que, hoy en día, manifiestan ellos, se dedica a estafar a extranjeros a través de tours y donaciones en Medellín que nunca llegan a su destino.

Incluso, una comunidad de unas 305 personas día a día expone las estafas y amenazas que hace el mencionado hombre, de 38 años, a través de un grupo de Facebook en el que las personas están cansadas de exponer sus actos, sin obtener resultados.

Se logró tener acceso a pantallazos de conversaciones, al grupo cerrado y al testimonio de al menos cinco personas del extranjero, que han hecho incluso, reportes a la Embajada de Holanda, para que el caso sea atendido.

Aunque son años de malas pasadas para los turistas, las alarmas se prendieron cuando De Telegraaf, el periódico más grande de Holanda hizo una publicación del hombre, destacando su labor para otorgar donaciones a población vulnerable durante la pandemia, por lo que con ello lograría captar recursos del extranjero.

“Por la pandemia él no pudo trabajar y estafar turistas, entonces él estaba buscando otro negocio y empezó algo de una fundación informal pidiendo donaciones en los grupos de extranjeros, diciendo que no confíe en las fundaciones oficiales, ni en el gobierno porque el dinero desaparece. Mostraba videos ayudando personas y lo que realmente hizo fue regalar bolsas de agua”, narró uno de los afectados.

Luego de ello, y con la publicación en video de este importante diario, diversos afectados escribieron cartas al medio de comunicación para que no le siguieran “dando plataforma a un estafador”.

Otro de los hechos que se presentó estuvo relacionado con una gran fiesta que realizó en la capital antioqueña, tras de la cual se fue del país debiendo dinero a los DJ, el local y las modelos.

“Es alguien enfermo y un peligro para los turistas porque él los lleva al Bronx (de Medellín), cuando está con ellos los estafa, los lleva cuando está borracho o con drogas y los deja solos en lugares oscuros, trata de hacer negocios con personas y se sale con la plata, promete a todo el mundo y no cumple. El problema es que los turistas no pueden denunciar porque ellos no entienden el español, la policía no hace nada, entonces es muy difícil”, denunció otro ciudadano.

“Me preocupa que le dé mala reputación al turismo en Medellín porque trata mal a los turistas. Estamos buscando mejorar la imagen de Colombia, porque mucha gente todavía piensa que Colombia es peligrosa. Pero con gente como él es difícil”, agregó.

Mónica Regalado (Patiño es su apellido de soltera), tía biológica del hombre, le narró a este diario que, en un principio, se mostró dispuesta a reconectar a su sobrino con la familia en el año 2016, cuando se puso en contacto con una de sus hermanas. De su historia no sabían que estuviese en Holanda, no tenían información desde que la abuela, a un año de nacido, lo dio en adopción en el ICBF.

“Cuando yo hablaba con Diego le di muchas respuestas, pedía el certificado de nacimiento de él, así como otras pruebas, Decía, por ejemplo, que quería el ADN. Yo se lo ofrecí, le dije, yo te pago todo y si quieres ir a Colombia, yo te ayudo, para que vayas y empieces tu investigación. Pero, dijo que no necesitaba dinero de nosotros”, indicó la mujer.

En su momento, le indicó a Regalado que era inversionista y ejecutivo en Marketing, empresario y promotor de grandes eventos con DJS, pero fue descubriendo sus engaños.

Antecedentes internacionales

De acuerdo con la misma investigación que han hecho sus familiares y víctimas, sí existen antecedentes policiales en otros países de actividades delictivas. En Islas Canarias, al parecer, se dedicaba a la mendicidad y acosaba a los turistas, proponiéndoles negocios e imponiéndose con violencia si se negaban.

Se consultó en la base de datos abierta de la Policía Nacional y el colombiano no contaba con antecedentes judiciales.

 

publicidad publicidad