Preocupados por el anuncio de la multinacional árabe Minesa de volver a presentar el estudio de impacto ambiental del proyecto Soto Norte, se mostraron los defensores del páramo de Santurbán en el oriente colombiano.

Erwin Rodriguez Salah, miembro del Comité de defensa del agua y de Santurbán, señaló que la Autoridad de Licencias Ambientales, Anla, ha sido complaciente con Minesa porque no le ha negado de manera definitiva la licencia y solo se ha limitado a archivarla.

“A este tipo de proyectos la Anla ni siquiera debe dar trámite teniendo en cuenta consideraciones de tipo legal, técnico y científico, y la carencia de la licencia social que jamás darán los colombianos por ubicarse en páramos o en sus sistemas circunvecinos por encima de las bocatomas de los acueductos metropolitanos”, denunció.

Para el abogado y ambientalista, Hernán Morantes, las comunidades deben continuar con manifestaciones sociales para impedir que Minesa pueda revivir su proyecto Soto Norte.

“Esto se veía venir porque el Gobierno nacional dejó la puerta abierta para que la empresa árabe continuara con estos procesos, pero seguiremos enfrentándolos a través de la movilización social de forma técnica y jurídica”, aseguró.

“Esto debe animar a la opinión pública regional a seguir luchando por proteger un área absolutamente clave para el futuro de cerca de tres millones de habitantes”, indicó el dirigente gremial de Norte de Santander, Andrés Hoyos.

Diferentes sectores políticos y sociales del oriente del país rechazaron la intensión de Minesa de presentar un nuevo estudio de impacto ambiental.

Publicidad