En protesta por los continuos hechos de corrupción que se registran en el país, el señalamiento del gobierno que calificó como “maquinas de guerra” a menores víctimas del reclutamiento y por los más de 180 peajes que hay en las vías colombianas, comunidades indígenas del pueblo Misak, salieron a la vía panamericana y protagonizaron una movilización.

Los indígenas se concentraron en el peaje ubicado en el corregimiento de Tunía, municipio de Piendamó, departamento del Cauca, y procedieron a levantar los elementos que regulan el paso de vehículos antes de la taquilla, permitiendo que los conductores pasaran sin realizar el pago correspondiente.

Fueron cientos los carros que pasaron por el lugar, muchos apoyando la protesta de estas comunidades y ahorrándose algo de dinero.

“Son más de 184 peajes que hay en el país y de estos, 150 no contribuyen a los departamentos porque son privados y obedecen a beneficios individuales y no a un beneficio general o público”, expresó Edgard Velasco, voceros del pueblo Misak.

La protesta de los indígenas coincidió con el inicio de movilizaciones de diferentes organizaciones sociales que hacen parte de la denominada Mesa por la Vida y Los Derechos Humanos.

Campesinos de varios municipios y docentes agrupados en el sindicato de ASOINCA, se concentraron en el norte y sur de la ciudad de Popayán realizando una marcha.

Las organizaciones reclaman el cumplimiento de los acuerdos que ya se habían pactado con el Gobierno Nacional, por lo que decidieron pasar la noche en los costados de la panamericana a la espera del avance de los diálogos con el gobierno.

Se espera que una comisión de diferentes ministerios, se reúna con los voceros de las organizaciones que están en movilización, para evitar que se registren vías de hecho como el taponamiento de la vía panamericana.

Por otra parte, el Ministerio del Interior, también tendría un encuentro con los indígenas Misak en el resguardo de Noviaro, en el municipio de Totoró.

publicidad publicidad