Un aberrante caso de abuso sexual quedó al descubierto con el rescate de una niña de 14 años, en medio de una operación del Gaula de la Policía Nacional. La menor había sido secuestrada por su padrastro hace cuatro años.

La mayor Nelva Gómez Sánchez, investigadora del Gaula, señaló que la menor fue rescatada en una finca, ubicada en zona rural de San Pablo, al  sur de Bolívar.

El hombre -Andrés Hernández, de 52 años- era el compañero sentimental de la mamá de la niña y vivían como familia en zona rural de Tame en Arauca.

De acuerdo con la investigación adelantada, el hombre, quien fungía como padrastro de la menor se la llevó el 26 de febrero de 2017, y amenazó a la mamá de la niña con "agredirla a ella y a su otra hija si interponía la denuncia ante las autoridades", por eso, señaló la mayor Nelva se dilató la búsqueda y el rescate de la niña.

Hernández, señala la investigación "amenazó en varias ocasiones a la mamá de la niña, con quien convivió un año, a quien le aseguró que tenía "contactos con el ELN", por lo que la mujer se llenó de temor y no denuncio.

De acuerdo con los agentes del Gaula de la Policía Hernández dijo que se había enamorado de la pequeña, "razón que lo llevaría a tomar la decisión de secuestrarla y trasladarla hasta  Barrancabermeja".

Allí, estuvieron ocultos hasta finales del año 2020. "En diciembre de ese mismo año, el hombre se traslada hasta el municipio de San Pablo, donde se encontraba laborando en una finca como mayordomo", resaltó la oficial.

El hombre, pese a la diferencia de edades presentaba a la niña como su compañera sentimental.

"Durante el allanamiento realizado a la finca donde se encontraba la adolescente y su captor, los investigadores hallaron un registro civil que empleaba el sujeto para identificar a la menor, el cual hacía constar que supuestamente tenía 17 años y que próximamente cumpliría su mayoría de edad", se lee en un comunicado sobre el caso dado a conocer por el Gaula.

Revelaron los investigadores que el hombre cambiaba constantemente de celular y de lugar de residencia, desplazándose especialmente a zonas rurales con presencia de grupos al margen de la ley, para evadir el accionar de las autoridades.

La mayor Nelva confirmó que la adolescente quedó en custodia de la Defensoría de Familia de San Pablo, mientras que el capturado fue dejado a disposición de la Fiscalía que le imputó los delitos de secuestro simple y acceso carnal violento con menor de 14 años.

Fuente: EL TIEMPO

publicidad publicidad