Cuatro personas vivían desde hace semanas en dos 'apartamentos' subterráneos que habían habilitado debajo del puente de la calle 100 en Bogotá, en un sector clasificado como estrato 6.

Tras varias denuncias ciudadanas, funcionarios de las secretarías de Seguridad y de Integración Social llegaron al lugar y encontraron a dos parejas de recicladores que habían armado sus viviendas, contaban con electricidad ilegal y diversos electrodomésticos, muchos de estos objetos encontrados, son los mismos que la gente de esa y de otras zonas botan a la calle.

Los espacios habilitados para esta vivienda eran de cerca de 50 metros; igualmente, la policía encontró botellas de trago, un maletín de domiciliario y también había varias bicicletas.

Al respecto, el Distrito aseguró que tiene varias rutas para ayudar a estas personas, que se activan si ellos acceden. La Secretaría de Seguridad que lideró el operativo, les ofreció a las personas las rutas de apoyo y servicios sociales.

La Secretaría de Seguridad informó que el operativo se adelantó en coordinación con la Defensoría del Espacio Público, las alcaldías de Chapinero y Usaquén, la Uaesp y la Policía.

Daniel Mora, subdirector para la Adultez de la Secretaría Distrital de Integración Social, indicó "La población que encontramos no se reconocía como habitantes de calle sino como recicladores. Tenían todo el material que muchos botamos: mesas, sillas, colchones, televisores y neveras. En este lugar se convirtieron en dos apartamentos totalmente amoblados. (...) 18 toneladas de residuos sólidos fueron retirados”

"El afán de los ciudadanos, más allá de lo humano y el enfoque social, es quitar a los habitantes de calle de los lugares de ciudad, pero nuestro enfoque es integral, porque reúne a las instituciones y ofrece una oferta social y que la persona tome la decisión voluntariamente de irse con nosotros", puntualizó.

Así mismo, señaló que se han intervenido otros puntos de la ciudad como la autopista Norte, la avenida de las Américas, avenida Caracas, carrera 30, calle 26 y los canales Pucha, Comuneros y Arzobispo. Según él, la población habitante de calle ha cambiado, ya que decenas de familias migrantes con niños y mascotas viven en estos lugares, producto de la pandemia.

Se estableció que, en al menos dos puntos del llamado caño Arzobispo, en la localidad de Teusaquillo, también hay montadas estas 'viviendas' que, según la Secretaría de Integración Social, son ocupadas por personas que si bien no están en situación de calle, se han visto golpeadas por la pandemia y han optado por habitar en estos lugares.

En la calle 45, cerca de un lavadero de carros, un grupo de recicladores incluso montaron una cocina comunitaria y tienen dispuestos sofás y mesas.

"En ocasiones se reúnen hasta 8 personas. Lavan ropa, cocinan y tienen varios perros de raza y callejeros", aseguró un vecino de la zona.

El Distrito prepara otros operativos para desmontar estos lugares que contaminan, ocupan espacio público y en algunas ocasiones están vinculados a delitos como el hurto.

publicidad publicidad