En el club deportivo Querandí, ubicado en Argentina, una mujer embarazada quedó atorada entre las rejas luego de que ingresara al lugar a robar. Al tratar de huir, su estómago quedó atascado y tuvo que ser auxiliada.

Se trató de una mujer de 27 años, quien, al ser descubierta por el vigilante quiso darse a la fuga pero su estado de gestación se lo impidió, pues de continuar haciendo fuerza para salir pondría en riesgo la salud de su bebé.

Frente a la situación, el vigilante tuvo que llamar a las autoridades y los bomberos, quienes tuvieron que cortar las rejas para poder rescatar a la mujer, quien de inmediato fue trasladada al hospital para recibir valoración médica.

Una vez se constató que estaba fuera de peligro, quedó detenida por intento de robo.

Publicidad