Debido a los diversos reclamos que ha recibido el país de la comunidad internacional, la Cancillería se pronunció este viernes y señaló que el país rechazará “los pronunciamientos externos que no reflejan objetividad y que buscan alimentar la polarización en el país”.

La canciller colombiana Claudia Blum, manifestó “En nuestro diálogo permanente con la comunidad internacional, desde la Cancillería y con nuestras embajadas y consulados, seguimos informando constantemente a países y organismos internacionales sobre coyuntura que tenemos en Colombia desde el pasado 28 de abril”.

Este pronunciamiento se da debido a que, en las últimas horas, el secretario general de la Organización de Estados Americanos OEA, Luis Almagro, condenó los casos de “tortura y asesinato cometidos por las fuerzas del orden” en el país.

A esta manifestación, se sumó el presidente argentino, Alberto Fernández, “Con preocupación observo la represión desatada ante las protestas sociales ocurridas en Colombia. Ruego por que el pueblo colombiano retome la paz social e insto a su Gobierno a que, en resguardo de los derechos humanos, cese la singular violencia institucional que se ha ejercido”, escribió el mandatario argentino.

Por su parte, Brasil, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay y Perú, países participantes de Prosur, manifestaron el respaldo al Gobierno de Colombia, “sus instituciones y a todas las partes interesadas en promover espacios de diálogo, recuperar la convivencia y garantizar el respeto a los derechos humanos”, pero condenaron enérgicamente “los actos vandálicos y de violencia ocurridos en los últimos días".

Tras ello, el Gobierno colombiano expresó este viernes su rechazo a esos comentarios del presidente argentino.

La "Cancillería, en nombre del Gobierno de Colombia, rechaza firmemente las declaraciones del presidente Alberto Fernández, que desconocen que miles de colombianos han tenido, conforme a nuestro Estado de Derecho, todas las garantías para ejercer la protesta pacífica a lo largo y ancho del país", señaló el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La Cancillería, a través de la embajada de Colombia en Alemania, también le respondió a parlamentarios alemanes que enviaron comunicación al Gobierno Nacional expresando su preocupación por la que atraviesa el país y le agradeció “su expresión de apoyo a la construcción de paz”, no obstante, enfatizó en que el país cuenta "con instituciones democráticas sólidas”.

“Infortunadamente, el derecho y la movilización pacífica han sido afectados por actores violentos que han agredido a la ciudadanía y la Fuerza Pública”, advierte la carta de Colombia enviada a Alemania.


Publicidad