La Contraloría General de la Nación alertó sobre un detrimento patrimonial de $2.318 millones de pesos, luego de que el Ejército Nacional comprara 52 visores nocturnos que resultaron no ser de uso militar.

Según peritajes técnicos, los visores de referencia CK-1500, adquiridos en Estados Unidos, no contarían con el nivel de control que se requeridos por las Unidades Especiales del Ejército para las operaciones militares.

Según informó la W Radio, Los 52 visores nocturnos fueron comprados por medio de la Agencia de Compras de la Fuerza Aérea -ACOFA, a través del contrato 035-ACOFA-EJC-2017, suscrito el 28 de octubre de 2017, por un valor de US$729.960.

El ente de control indicó que, por cuestiones de competencias disciplinarias trasladará el caso a la Procuraduría General, la cual, inició una indagación disciplinaria por irregularidades en el contrato 035-ACOFA-EJC-2017 y determinará las sanciones correspondientes.

Publicidad