Luis Barbosa, tío del menor, relato que el pequeño se atoró mientras comía varias crispetas. Finalmente, sus familiares lo llevaron de inmediato a la clínica, pero llegó sin signos virales.

Tras el hecho, se supo que en un inicio sus familiares llevaron al menor a un centro de salud. Pero ahí no lo atendieron.

“Algo que uno nunca se espera, el niño estaba comiendo crispeta y de pronto se sintió ahogado y tomó agua. Es donde viene la reacción que el agua lo ahoga. La mamá es enfermera y ella hizo todo lo que estaba a su alcance para hacerle la reanimación, fue llevado al puesto de salud, no lo pudieron atender y cuando llegó a la Clínica Magdalena estaba sin signos vitales”, dijo el tío.

Según su familiar, el pequeño gozaba de buena salud. Tras la denuncia, investigarán los motivos por los que no le prestaron atención inicial.

Publicidad