Fuera de peligro se encuentra un hombre de 51 años de edad, quien de forma accidental recibió un disparo en la zona intima, cuando se encontraba en vía pública esperando un trasteo, y el arma que tenía en el pantalón se accionó.

La víctima identificada como Reinel Marín Marín, fue auxiliado por un ciudadano, que se encargó de trasladarlo hasta un centro asistencial, donde recibió atención médica oportuna.

Por fortuna la herida no fue de gravedad, el señor fue valorado por el personal médico y horas más tarde fue dado de alta.

 

Segundo caso

 

En otro hecho aislado, en el mismo municipio de Gigante, un menor de edad resultó herido con un arma traumática, cuando se encontraba manipulando la misma en compañía de otro adolescente.

 

El disparo le ocasionó una grave lesión en la región frontal y permanece aún recibiendo atención médica.

Fuente: La Nación


publicidad